ECOS DE DISTANCIA: ES UN ESPACIO EN DONDE EL ECO EN LA DISTANCIA SE VUELVE PALABRA, CONVERTIDA EN POESÍA, ENSAYO, RELATO, CUENTO, LEYENDA, ENTRE OTRAS EXPRESIONES LITERARIAS. ESPERO SINCERAMENTE, QUE HALLE AQUÍ UN ECO QUE VINIENDO DE LA DISTANCIA LE HAGA RECORDAR SUS PROPIAS VIVENCIAS Y LE INSPIRE A ESCRIBIR TAMBIÉN... POR LO PRONTO, AQUÍ, INCLUIRÉ SÓLO POEMAS.
Jorge Arié Cravioto Tellechea

viernes, 22 de abril de 2011

AÚN SE OYE...





                    Aún se oye aquel lamento...
                    en el sobrio silencio noctivago
                    que de luto baña en cada noche al mundo,
                    es la agonía de Cristo expirando
                    sobre la cruz votiva
                    al implorar perdón por el pecado
                    de aquella grande insania
                    cometida con nuestras fatuas manos.

                    Aún se oye aquel lamento...
                    ...¡Perdónalos señor no saben lo que hacen!...
                    Y aquel lamento existirá en la tierra
                    escrito por la sacra sangre derramada
                    del cuerpo inerte de la cruz al suelo,
                    por el aire sigue sigue vibrando
                    la voz de Cristo como divino rezo
                    que va por el mundo clamando
                    y en cada noche en toda tierra
                    en silencio sigue su rezo rolando,
                    mas en aquel silencio,
                    la noche llora su luto sagrado.

                    Aún se oye aquel lamento...
                    desde esa tarde del monte calvario
                    en donde manos vacuas
                    gentes fatuas y cerebros insanos
                    al mismo hijo de Dios
                    condenan como el peor criminal dado
                    y como ningún mortal es herido
                    flagelado y azotado
                    obligadolo a llevar la cruz
                    sobre la que fuera crucificado
                    sin más misericordia
                    que el más bestial martirio nefasto.

                    Aún se oye aquel lamento...
                    en perdón de la horda que furibunda grita
                    llena de ardor tan impío y tan ignaro,
                    ...¡Crucificad al nazareno judío!...
                    mas esa fruición nacida de lo zafio
                    de la embriagada soldadezca roma
                    donde la peor cobardía pecaba tanto,
                    se tornó en furor sin férula
                    llegando al paroxismo loco y al pecado
                    de privar la vida al ser extraordinario
                    que anduvo una vez entre nosotros
                    sin ser visto, ni oido, ni comprendido
                    y que sólo dio bien a ese humano pago.

                    Aún se oye aquel lamento...
                    de la luz que brilló entre miradas ciegas,
                    de la verdad que habló a cerebros embotados
                    por el odio y orgullo del hombre que no ve,
                    como la noche ante el brillo cercano,
                    poque si la luz brilla en medio
                    de las tinieblas éstas no la conciben,
                    así, Cristo vino entre los hombres
                    hablando sin ser visto ni oido
                    hasta aquella tarde en la cruz clavado,
                    hasta esa tarde fue visto y fue oido,
                    hasta esa tarde en que el inmaculado
                    hijo de Dios expiraba para
                    salvación del hombre vano
                    que sólo con ello vió la luz brillar,
                    al herir la obscuridad falsa aquel rayo
                    y al oir la verdad de sus mismos labios...
                    ...¡En verdad era hijo de Dios!...

                    Aún se oye aquel lamento...
                    en el sobrio silencio noctivago
                    que de luto baña en cada noche al mundo
                    es la agonía de Cristo expirando,
                    mientras la madre al madero abrazada,
                    grita su dolor entre lágrimas
                    que caen con sangre del hijo crucificado
                    de la cruz al suelo en lluvia impregnado,
                    cual holocausto en perdon de aquel deicidio,
                    ¡Oh Dios qué doloroso perdón para
                    una madre con el corazón lacerado!
                    ...!Perdón madre!... ¡Perdón padre!...
                    ...¡Por la humana necedad en pecado!...




1 comentario :

Pentrova dijo...

Wow!! Jorge estrujante poema,cada verso tuya arranca un algo del corazon.....siempre en este tiempo los poemas como este reflexivo y bello nos cuestionan muy adentro,calan pues muy hondo,gracias por compartirlo amigo,gracia spor escribir tan bello te mando un abrazo con mi cariño,con mi admiracion,me es muy grato llegar a tu blog,leerte disfrutar y aprender esitos mil para ti.
Felices pascuas de resurreccion!!