ECOS DE DISTANCIA: ES UN ESPACIO EN DONDE EL ECO EN LA DISTANCIA SE VUELVE PALABRA, CONVERTIDA EN POESÍA, ENSAYO, RELATO, CUENTO, LEYENDA, ENTRE OTRAS EXPRESIONES LITERARIAS. ESPERO SINCERAMENTE, QUE HALLE AQUÍ UN ECO QUE VINIENDO DE LA DISTANCIA LE HAGA RECORDAR SUS PROPIAS VIVENCIAS Y LE INSPIRE A ESCRIBIR TAMBIÉN... POR LO PRONTO, AQUÍ, INCLUIRÉ SÓLO POEMAS.
Jorge Arié Cravioto Tellechea

sábado, 16 de abril de 2011

ILUSION PERDIDA





                    Mente... deja robarte algo...
                    un algo de aquello que guardaste
                    con el alma agonizando...
                    destrozada por el
                    llanto... la tristeza... el desengaño...
                    de ese algo que aún yace
                    en el seno del alma
                    desde entonces casi muerta...
                    si mente mía... algo de ese amor
                    inmensamente amado... inolvidable...
                    que existe como página abierta...
                    como recuerdo malogrado...
                    perdurable... en la vida
                    grabado para siempre.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre soñé un amor... parecía ser ella...

                    Si mente... déjame en este momento
                    volver a ese amor pasado...
                    aunque el recuerdo vuelva a avivar
                    el dolor el fuego casi apagado
                    de aquéllo que sólo fue
                    una ilusión incierta
                    que parecía ser el amor anhelado
                    pero estaba equivocado.

                    Era fascinante besar sus labios...
                    su rostro hermoso...
                    sus ojos orientales...
                    adoraba su pelo
                    que caía a los lados
                    de los delicados hombros
                    que tanto acariciaba...
                    su figura delgada... fina...
                    exquisita y bien formada
                    era terriblemente excitante a las caricias
                    del talle y al suave roce de las manos...
                    fue inolvidable amanecer en su piel.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre sentí su encanto... fue hermoso amarnos.

                    Me entregué pleno sin pensar en la falacia
                    del amor que parecía... parecía ser bueno...
                    abandoné todo... supuse que la
                    gracia por siempre en el sueño anhelada
                    simulaba tener vida en aquella
                    mujer... ciertamente hermosa...
                    amorosa... gentil...
                    a quien di mi amor
                    más tierno profundamente
                    amante... sincero... creído.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre quise su amor... parecía sincero...

                    ¡Pero el amor había muerto en ella!
                    su temperamento la llevó
                    por innumerables senderos
                    donde la quimera
                    poco a poco se lo fue robando...
                    confundida por el deseo insano de la pasión
                    su alma cedió al cuerpo
                    el hábito de la entrega...
                    ese libertinaje
                    la hizo olvidarlo... quise prenderle
                    en el alma la luz del amor que le faltaba.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre la luz del amor... se eclipsó en ella...

                    Las promesas de amor...
                    comprensión... respeto...
                    nuestras caricias y besos...
                    todo lo olvidaba en un momento
                    eran mitos para su alma sin luz...
                    aquellos instantes en
                    la búsqueda loca
                    de la aventura amargó
                    y destruyó su dulzura.

                    ¡Sentí hasta el alma su iniquidad!
                    los mimos... aquellas caricias amorosas...
                    su voz graciosa... sus besos... su hermosa sonrisa...
                    ¡Perecieron confundidos
                    en un prolongado sortilegio!
                    que irónicamente tenía su encanto
                    en el amor fingido
                    de crueldad callada... silenciosa...
                    que hizo de su vida ¡Una triste perfidia!...
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre el amor... moría en su alma...

                    Mas mi entrega y amor
                    la habían tocado ¡Algo de su luz brilló en ella!
                    varias veces vi en sus ojos
                    ¡Los destellos del alma!
                    eran reflejos tenues... olvidados...
                    del amor que agonizaba...
                    tiernamente la besaba... ella gemía...
                    suspiraba... lloraba y... temblando en
                    sollozos me abrasaba fuertemente
                    para entregarme en besos amorosos
                    el poco amor que le quedaba.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre creí en ella... por mi amor lloraba...

                    En esos momentos me embargaba el dolor
                    sentía una terrible compasión por ella...
                    quería arrancarla para siempre del pasado...
                    llenarla con luz de amor
                    y entregarle mi alma en cada beso
                    para devolver esa luz a su vida...
                    ella así lo comprendió
                    pero estaba señalada por su vida y... lloraba.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre quise salvarla... no pudo cambiar...

                    Luché incansable por ese amor...
                    por conservar su débil luz que aún ardía...
                    pero su pasado infiel consumó su obra...
                    aquella hermosa mujer...
                    nunca sería sincera para nadie...
                    su temperamento... su vida entera
                    era prisionera del placer...
                    no podría tener con alguien un hogar realizado...
                    la ponzoña de aquel veneno la perdió...
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre amaré aquella... ¡Ilusión perdida!...

                    Cuando comprendí que no cambiaría
                    el alma desolada agonizó en mí...
                    dolorosa y lentamente moría mi amor...
                    un sufrimiento horrible hirió mi mente...
                    las lágrimas quemaban mi rostro...
                    dentro de mí... la ilusión... había muerto...
                    sentía perder su vida para siempre...
                    mi corazón sucumbía en un triste latir.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre creí en su amor ahora... moría...

                    Me alejé de ella destrozado... herido...
                    no podía seguir aumentando el daño...
                    cuánto sufrí su realidad infausta...
                    mi anhelo... se esfumó...
                    siempre vivirá su imagen en mí...
                    decepcionado pensé en la ilusión
                    perdida... nuevamente
                    el amor escapaba de mi vida...
                    tal vez nunca llegue el amor soñado.
                    ¡Oh mi Dios!... cuánto la amé... lo sabes...
                    siempre recordaré mi... ¡Ilusión perdida!




3 comentarios :

José Ignacio dijo...

José Ignacio dijo...
Jorge, mi felicitación más sincera por este poema-narrativo en que por desgracia va unida la desilusión de un desamor, mas tendría que ser así, nunca se sabe si para bien o para mal, lo mejor es aceptarlo con la mayor positividad.
Un abrazo fraternal en la distancia
Jose Ignacio

17 de abril de 2011 16:47

Pentrova dijo...

Ay mi admirado Jorge,este poema es triste tremendamente triste,sobrecoje el alma al ir leyendo pues leo entre lineas una vida disipada de esta mujer,que en algun lugar de la mente logra robarse los pensamientos,infiel al amar,amada intensamente,no sabe valorar ese amor o no supo valorarlo,wow!!! Dios es hermoso este poema hermoso como doloroso,un grito del alma!!!!!!!!! me gusto mucho leerte amigo, como siempre regio!!! te dejo besitos con la gran admiracion que siento por ti.

GUADALUNA dijo...

Hermoso poema Jorge,para reflexionar en es egran amor...que ya se fue...o simplemente estando cerca esta tan lejos,te mando un beso con mi admiracion por siempre.